RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes

Final de Trainspotting.
Irvine Welsh
Final de Trainspotting.  Irvine Welsh

Fragmentos de El Alien.
Ken Bruen

Fragmentos de El Alien. Ken Bruen

 

 

El Buscón, Comienzo
de Francisco de Quevedo
El Buscón de Francisco de Quevedo.  Comienzo

Pies de barro. Fragmentos
de Terry Pratchett
Pies de barro. Fragmentos.  de Terry Pratchett

NUEVAS PORTADAS
La septima cruz. Fragmentos
de Anna Seghers
Fragmentos de de La septima cruz. Anna Seghers.

La rosa de Paracelso. Cuento
de Jorge Luis Borges
Cuento:La rosa de Paracelso de Jorge Luis Borges. Final.

El extranjero. Comienzo
de Albert Camus
El extranjero. Albert Camus. Comienzo

La conciencia de Zeno Fragmentos
de Italo Svevo
La conciencia de Zeno de Italo Svevo. Cuento.

DedoIndice

 

FRAGMENTOS DE LIBROS:  POR TÍTULOS  

Libros cuyo título comienza por la letra: E

 

Galería y Consulta/Descarga Pdf: Mosaico Fragmentos de libros x títulos.

El Alien de Ken Bruen El amante de Marguerite Duras El americano impasible de Graham Greene El árbol de la ciencia de Pío Baroja El asno de oro de Lucio Apuleyo El buen soldado de Ford Madox Ford El corazon de las tinieblas de Joseph Conrad El cuaderno dorado de Doris Lessing El dios de las pequeñas cosas de Arundhati Roy El gato y el ratón de Günter Grass El gatopardo de G.Tomasi Lampedusa El Gran Gatsby de Francis Scott Fitzgerald El guardián entre el centeno de J.D. Salinguer El hombre sin atributos de Robert Musil El hombre del toque mágico de Stephen Vizinczey El hueco que deja el diablo de Alexander Kluge El Jardín de la Pólvora de Andrés Trapiello El juguete rabioso de Roberto Arlt El lamento de Portnoy de Philip Roth El libro de arena de Jorge Luis Borges El maestro y Margarita de Mijaíl Bulgakov El mapa y el territorio de Michel Houellebecq El mercader de Venecia de William Shakespeare El miedo del portero al penalty de Peter Handke El pentateuco de Isaac de Angel Wagenstein El quimérico inquilino de Roland Topor El retrato de Dorian Grey de Oscar Wilde El túnel de Ernesto Sábato El viaje a la felicidad de Eduard Punset El viajero de Agartha de Abel Posse El viejo León. Tolstoi, un retrato literario de Mauricio Wiesenthal En el camino (On the road) de Jack Kerouac Entrevistas breves con hombres repulsivos de David Foster Wallace Ese maldito yo de Emil M. Cioran Extinción de Thomas Bernhard pdf icon Grande Pdf.Mosaico Fragmentos de libros por títulos

 

FRAGMENTOS de libros cuyo título comienza por la letra E  Orden alfabético x TÍTULO. Las imagenes de los libros están "hipervinculadas" a su texto.

El Alien     Ken Bruen

Acceso directo a los fragmentos de El Alien de Ken Bruen

    Conocer, conociendo, habiendo conocido el amor. Falls sabía que el tipo lo intentaría. Con semejante minifalda, era casi obligatorio. Se sentó, saboreó su copa y esperó. Sí… ahí estaba. -¿Te importa si me siento? -Todavía no. Él le echo una mirada inquisitiva. - ¿Todavía no te importa, o todavía no puedo sentarme? Falls se encogió de hombros y trató de parecer como en casa...  (Pulsar en imagen)

 

El amante     Marguerite Duras

Acceso directo a los fragmentos de El amante de Marguerite Duras

    12… La historia de mi vida no existe. Eso no existe. Nunca hay centro. Ni camino, ni línea. Hay vastos pasajes donde se insinúa que alguien hubo, no es cierto, no hubo nadie. Ya he escrito, más o menos, la historia de una reducida parte de mi juventud, en fin, quiero decir que la he dejado entrever, me refiero precisamente a ésta, la de la travesía del río...  (Pulsar en imagen)

 

El americano impasible     Graham Greene

Acceso directo a los fragmentos de El americano impasible de Graham Greene

    PARTE PRIMERA. Del capítulo I … Cuando abrí los ojos, Fuong había encendido la lámpara, y la bandeja ya estaba preparada. La luz de la lámpara daba a su piel un color de ámbar oscuro, mientras se inclinaba sobre la llama frunciendo el ceño, concentrada en la tarea de calentar la pastillita de opio, haciendo girar la aguja. - ¿Pyle no fuma todavía? -le pregunté... (Pulsar en imagen)

 

El árbol de la ciencia     Pío Baroja

Acceso directo a los fragmentos de El árbol de la ciencia de Pío Baroja

    Del capítulo I Andrés Hurtado comienza la carrera. … Aracil, su amigo y Hurtado se sentaron juntos. La clase era la antigua capilla del Instituto de San Isidro de cuando éste pertenecía a los jesuitas. Tenía el techo pintado con grandes figuras a estilo de Jordaens; en los ángulos de la escocia los cuatro evangelistas y en el centro una porción de figuras y escenas bíblicas... (Pulsar en imagen)

 

El asno de oro     Lucio Apuleyo

Acceso directo a los fragmentos de El asno de oro de Lucio Apuleyo

    Del PRIMER LIBRO. …Al tiempo que yo salía con mi pescado, viene tras de mí Pithias, que fue mi compañero cuando estudiábamos en Atenas. El cual había días que no me había visto, y como me conoció, se vino a mí con mucho amor y me abrazó, dándome paz amorosamente, y dijo: -¡Oh Lucio! Mucho tiempo ha que no te he visto: por los dioses que después que nos partimos...  (Pulsar en imagen)

 

El buen soldado     Ford Madox Ford

Acceso directo a los fragmentos de El buen soldado de Ford Madox Ford

    ...Quizá pregunte usted, y con toda razón, por qué escribo. Y, sin embargo, tengo muchos motivos. Porque es frecuente entre seres humanos que han presenciado el saqueo de una ciudad o la desintegración de una raza el deseo de poner por escrito lo que han visto para beneficio de desconocidos herederos o de generaciones infinitamente remotas...  (Pulsar en imagen)

 

El corazon de las tinieblas     Joseph Conrad

Acceso directo a los fragmentos de El corazon de las tinieblas de Joseph Conrad

    … El sol se puso. La oscuridad descendió sobre las aguas y comenzaron a aparecer luces a lo largo de la orilla. El faro de Chapman, una construcción erguida sobre un trípode en una planicie fangosa, brillaba con intensidad. Las luces de los barcos se movían en el río, una gran vibración luminosa ascendía y descendía. Hacia el oeste, el lugar que ocupaba la ciudad monstruosa...  (Pulsar en imagen)

 

El cuaderno dorado     Doris Lessing

Acceso directo a los fragmentos de El cuaderno dorado de Doris Lessing

    p95 Los cuadernos [Los cuatro cuadernos eran idénticos, de unos cuarenta y cinco centímetros cuadrados y con tapas brillantes, que hacían aguas como una tela de seda barata. Lo que los distinguía era el color: negro, rojo, amarillo y azul. Cuando se abría cualquiera de ellos, en las primeras cuatro páginas parecía que no existía ningún orden: una o dos páginas mostraban garabatos... (Pulsar en imagen)

 

El dios de las pequeñas cosas     Arundhati Roy

Acceso directo a los fragmentos de El dios de las pequeñas cosas de Arundhati Roy

    ...En cualquier caso, ahora piensa en Estha y en ella como ésos,  porque, al haberse separado, ninguno de los dos es ya lo que  fueron o un día pensaron que serían. Y nunca lo serán. Ahora sus vidas tienen tamaño y forma. Estha tiene la suya y ella también. Contornos, Bordes, Fronteras, Orillas y Límites han surgido como un equipo de gnomos en sus horizontes separados…  (Pulsar en imagen)

 

El gato y el ratón     Günter Grass

Acceso directo a los fragmentos de El gato y el ratón de Günter Grass

    … En la pista de ceniza, los corredores de cien metros practicaban la salida o estaban nerviosos. El gato zigzaguaba. Lento y sonoro cruzaba el cielo un trimotor, pero sin lograr ahogar con su ruido el aullido de mi diente. Entre los tallos de hierba, el gato negro del encargado de campo mostraba un babero blanco. Mahlke dormía… El gato se entrenaba a su manera... (Pulsar en imagen)

 

El gatopardo     G.Tomasi Lampedusa

Acceso directo a los fragmentos de El gatopardo de G.Tomasi Lampedusa

    … pensaba el príncipe mientras ante sus ojos surgía la mansión de los Falconeri a la que una enorme buganvilla -cuyas cascadas de seda episcopal se derramaban por encima de la verja- confería en la oscuridad una apariencia de esplendor… … Ahora la calle descendía en una ligera pendiente y se divisaba Palermo sumida en la oscuridad. Las casas bajas y apretadas, oprimidas por... (Pulsar en imagen)

 

El Gran Gatsby     Francis Scott Fitzgerald

Acceso directo a los fragmentos de El Gran Gatsby de Francis Scott Fitzgerald

    Del Capítulo II A cosa de medio camino de West Egg a Nueva York, la carretera se reúne apresuradamente con el ferrocarril, y corre a su lado por espacio de un cuarto de milla como para apartarse de cierta desolada extensión de terreno: un valle ceniciento, una fantástica granja donde las cenizas crecen como el trigo, por las colinas, ribazos y grotescos jardines, donde las cenizas...  (Pulsar en imagen)

 

El guardián entre el centeno     J.D. Salinguer

Acceso directo a los fragmentos de El guardián entre el centeno de J.D. Salinguer

    -Te he suspendido en historia sencillamente porque no sabes una palabra. -Lo sé, señor. ¡Jo! ¡Que si lo sé! No ha sido culpa suya. -Ni una sola palabra -repitió. Eso sí que me pone negro. Que alguien te diga una cosa dos veces cuando tú ya la has admitido a la primera. Pues aún lo dijo otra vez: - Ni una sola palabra. Dudo que hayas abierto el libro en todo el semestre. ¿Lo has abierto?...  (Pulsar en imagen)

 

El hombre del toque mágico     Stephen Vizinczey

Acceso directo a los fragmentos de El hombre del toque mágico de Stephen Vizinczey

    … El número de suicidios aumenta en época de vacaciones. Es un hecho curioso, que tiene su explicación. Durante el resto del año, la gente anda atareada, agobiada, muycansada para pensar las cosas despacio. Peor, cuando está lejos de casa y del trabajo, el individuo tiene tiempo para cavilar sobre sus penas  y abandonarse a la desesperación....  (Pulsar en imagen)

IconoFraLib   ... algo decimos de este libro

 

El hombre sin atributos     Robert Musil

Acceso directo a los fragmentos de El hombre sin atributos de Robert Musil

    Del tomo I: 26- La prostitución es precisamente una cuestión que cambia mucho según se la mire desde arriba o desde abajo. 29- Es un rasgo característico de la cultura la arraigada desconfianza que siente el hombre a todos los que no entran en su propia esfera, o sea, que no solamente un germano considera a un judío como un ser inferior o inconcebible, si no que lo mismo piensa un futbolista de un pianista. (Pulsar en imagen)

 

El hueco que deja el diablo     Alexander Kluge

Acceso directo a los fragmentos de El hueco que deja el diablo de Alexander Kluge

   De I. Poco se sabe de las buenas obras del diablo. OCHO BALAS, TESTIGOS DE UN FUSILAMIENTO INJUSTO. El sargento-conductor Rowland Cole se apropió de ocho balas procedentes del fusilamiento de unos espías llevado a cabo en aplicación de la ley marcial. Las había extripado una a una con su navaja. - Diga, sargento, ¿para qué quería las balas? -Como recuerdo. Las colecciono. (Pulsar en imagen)

        

 

El Jardín de la Pólvora     Andrés Trapiello

Acceso directo a los fragmentos de El Jardín de la Pólvora  de Andrés Trapiello

    … Nos han convocado en la Academia de Bellas Artes de San Fernando como tribunal de admisión de candidatos para la Academia de España en Roma. Es una sala grande. Tal vez la de  Juntas de sus sesiones académicas. Hay una mesa larga y estrecha, con un micrófono delante, y enfrente otra mesa más, presidencial, corta e historiada, con patas tan sólidas como la institución... (Pulsar en imagen)

 

El juguete rabioso     Roberto Arlt

Acceso directo a los fragmentos de El juguete rabioso de Roberto Arlt

    Del CAPÍTULO I: LOS LADRONES ...¡Qué nuevo mundo pintoresco descubrí en la casa de la familia Irzubeta! ¡Gente memorable! Tres varones y dos hembras, y la casa regida por la madre, una señora de color de sal con pimienta, de ojillos de pescado y larga nariz inquisidora, y la abuela encorvada, sorda y negruzca como un árbol tostado por el fuego...  (Pulsar en imagen)

 

El lamento de Portnoy     Philip Roth

Acceso directo a los fragmentos de El lamento de Portnoy de Philip Roth

    De Sacudiendo. Llegó después de la adolescencia, en la que me pasaba la mitad de la vida encerrado detrás de la puerta del cuarto de baño, disparando mi taco por la taza del retrete, o sobre las prendas del cesto de la ropa sucia, o splat, contra el espejo del armario botiquín, ante el que estaba de pie, con los calzoncillos bajados, para poder verlo salir... (Pulsar en imagen)

 

El libro de arena     Jorge Luis Borges

Acceso directo a los fragmentos de El libro de arena de Jorge Luis Borges

    El libro de arena. La línea consta de un número infinito de puntos; el plano, de un número infinito de líneas; el volumen, de un número infinito de planos; el hipervolumen, de un número infinito de volúmenes... No, decididamente no es éste, more geométrico, el mejor modo de iniciar mi relato. Afirmar que es verídico es ahora una convención de todo relato fantástico; el mío, sin embargo, es verídico... (Pulsar en imagen)

 

   

El maestro y Margarita     Mijaíl Bulgakov

Acceso directo a los fragmentos de El maestro y Margarita de Mijaíl Bulgakov

    De 2 Poncio Pilatos ...Una convulsión desfiguró la cara del procurador. Dijo en voz baja: —Que traigan al acusado. Dos legionarios condujeron de la glorieta del jardín al balcón y colocaron.¿Cuánto tiempo ante el procurador a un hombre de unos veintisiete años. El hombre vestía una túnica vieja y rota, azul pálida. Le cubría la cabeza una banda blanca,  (Pulsar en imagen)

 

El mapa y el territorio     Michel Houellebecq

Acceso directo a los fragmentos de El mapa y el territorio de Michel Houellebecq

    Parte 1-I. Jed ya no se acordaba de cuándo había empezado a dibujar. Indudablemente, todos los niños dibujan más o menos, él no conocía niños, no estaba seguro.- Su única certeza ahora era que había empezado a dibujar flores con lápices de colores en cuadernos de pequeño formato. Los miércoles por la tarde, y algunos domingos, había vivido los momentos de éxtasis... (Pulsar en imagen)

 

El mercader de Venecia     William Shakespeare

Acceso directo a los fragmentos de El mercader de Venecia de William Shakespeare

    Del ACTO I ESCENA I … GRATIANO.- No tenéis buen aspecto, señor Antonio, tenéis demasiado respeto por la opinión del mundo, y más pierden los que ponen más empeño en conquistarlo; creedme, habéis cambiado extraordinariamente. ANTONIO: Yo tomo el mundo por lo que es, Graciano, un teatro en el que cada hombre representa su parte, y la mía es la de triste. GRATIANO: Permitidme que yo haga el de bufón... (Pulsar en imagen)

 

El miedo del portero al penalty     Peter Handke

Acceso directo a los fragmentos de El miedo del portero al penalty de Peter Handke

    ...Bloch dijo: «Me siento ridículo, así, sin abrigo, cuando tú llevas uno». La muchacha se le colgó del brazo. Para liberar su brazo, Bloch hizo como si le fuera a mostrar algo. Entonces no se le ocurrió qué le podría mostrar. De repente quiso comprar el periódico de la tarde. Atravesaron varias calles sin encontrar vendedor de periódicos. Finalmente... (Pulsar en imagen)

 

El pentateuco de Isaac     Angel Wagenstein

Acceso directo al comienzo de El pentateuco de Isaac de Angel Wagenstein

  De PRIMER LIBRO DE ISAAC O cómo fui a la guerra para conseguir la victoria. ...Te decía, pues, que la sinagoga no era así: estaba prohibido tener imágenes y esculturas dentro. Cada cual tenía que imaginarse a Jehová y entablar con él un diálogo tranquilo y sincero, presentándole sus quejas. ¿Acaso has visto a algún judío que no se queje de su destino? El propio Yahvé («El que es») también podía quejarse...  (Pulsar en imagen)

 

 

El quimérico inquilino     Roland Topor

Acceso directo a los fragmentos de El quimérico inquilino de Roland Topor

    p36 ... La ceremonia ya había empezado cuando entró en la iglesia. Se sentó sin hacer ruido en la primera silla que encontró y se puso a examinar a la concurrencia. Era poco numerosa. En primera file reconoció la nuca de Stella, pero ella no se volvió. Entonces se limitó a dejar pasar el tiempo. Nunca había sido creyente y menos católico... (Pulsar en imagen)

IconoFraLib   ... algo decimos de este libro

 

El retrato de Dorian Grey     Oscar Wilde

Acceso directo a los fragmentos de El retrato de Dorian Grey de Oscar Wilde

    - La conciencia y la cobardía son en realidad la misma cosa, Basil. «Conciencia» es el nombre comercial que le damos a la mercancía. Eso es todo… Es triste pensar en ello, pero sin duda el Genio dura más que la Belleza. Eso explica el hecho de que nos tomemos tanta molestia en educarnos a nosotros mismos. En la lucha salvaje por la existencia, queremos poseer algo que perdure...  (Pulsar en imagen)

           

 

El túnel     Ernesto Sábato

Acceso directo a los fragmentos de El túnel de Ernesto Sábato

    Una tarde, por fin, la vi por la calle. Caminaba por la otra vereda, en forma resuelta, como quien tiene que llegar a un lugar definido a una hora definida. La reconocí inmediatamente; podría haberla reconocido en medio de una multitud. Sentí una indescriptible emoción. Pensé tanto en ella, durante esos meses, imaginé tantas cosas, que al verla, no supe qué hacer... (Pulsar en imagen)

 

El viaje a la felicidad     Eduard Punset

Acceso directo a los fragmentos de El viaje a la felicidad de Eduard Punset

    Hace poco más de un siglo, la esperanza de vida en Europa era de treinta años, como la de Sierra Leona en la actualidad: lo justo para aprender a sobrevivir, con suerte, y culminar el propósito evolutivo de reproducirse. No había futuro ni, por lo tanto, la posibilidad de plantearse un objetivo tan insospechado como el de ser felices. Era una cuestión que se aparcaba para después de la muerte y dependía de los dioses. (Pulsar en imagen)

 

El viajero de Agartha     Abel Posse

Acceso directo a los fragmentos de El viajero de Agartha de Abel Posse

    Del Capítulo I.  Desde Singapur en el camino de los iniciados. ... No tomo riesgo: mediante un simple truco químico todas estas palabras se tornarán en nada. Pura nada (que es lo que espera a toda nuestra cultura. Incluidos Dante, Nietzsche y mi querido Hölderlin). He guardado minuciosamente los mapas. Están disfrazados de cartas inglesas... (Pulsar en imagen)

 

El viejo León. Tolstoi, un retrato literario     Mauricio Wiesenthal

Acceso directo a los fragmentos de El viejo León. Tolstoi, un retrato literario de Mauricio Wiesenthal

    De  EL HÁBITO DEL PEREGRINO … Había dos mundos: en la ciudad los intelectuales que pensaban en revoluciones sangrientas y, en el campo, los pobres, los iluminados, los ofendidos… Éstos no compartían las ideas de los «intelectuales». Querían una Revolución que hicieses justicia a los necesitados, pero no exactamente la de los libros.   No comprendían el «sentido de la historia» y esas cosas...  (Pulsar en imagen)

 

En el camino (On the road) de Jack Kerouac     Jack Kerouac

Acceso directo a los fragmentos de En el camino de Jack Kerouac

    ...—¿Qué, chicos, vais a algún sitio o simplemente vais? —no entendimos la pregunta, y eso que era una pregunta jodidamente buena. —¿Por qué? —dijimos. —Bueno, es que tengo una pequeña feria instalada a unos cuantos kilómetros carretera abajo y ando buscando unos cuantos chicos que quieran trabajar y ganarse unos dólares. Tengo la concesión de una ruleta y unas anillas... (Pulsar en imagen)

 

Entrevistas breves con hombres repulsivos     David Foster Wallace

Acceso directo a los fragmentos de Entrevistas breves con hombres repulsivos de David Foster Wallace

    De la sección ENTREVISTAS BREVES CON HOMBRES REPULSIVOS. De E.B. nº52 VI-1997 PEORIA HEIGHTS, ILLINOIS - Ese ruido de algo blando que cae. El susurro suave del papel. Los pequeños gruñidos involuntarios. La imagen singular de un anciano ante el inodoro de pared, la manera en que se coloca allí, asienta los pies, apunta y deja escapar un suspiro intemporal del que uno sabe que no es...  (Pulsar en imagen)

 

Ese maldito yo     Emil M. Cioran

Acceso directo a los fragmentos de Ese maldito yo de Emil M. Cioran

    «En este libro, en el que predomina el Fragmento, las verdades y los antojos se codean de principio a fin. ¿Cómo disociarlos, cómo saber lo que es convicción y lo que es capricho? (…) Al ser Ese maldito yo una secuencia de perplejidades, encontrarán en él interrogantes, pero ninguna respuesta. Por lo demás, ¿qué respuesta ?». E.M.Cioran sobre Este maldito yo. (De la solapa)  (Pulsar en imagen)

 

Extinción     Thomas Bernhard

Acceso directo a los fragmentos de Extinción de Thomas Bernhard

    ... La fotografía solo muestra el instante grotesco y cómico, pensé, no muestra al ser humano como ha sido en resumidas cuentas durante toda su vida, la fotografía es una falsificación perversa y solapada, toda fotografía, cualquiera que sea el fotografiado, es un atentado absoluto contra la dignidad humana, una monstruosa falsificación de la Naturaleza, una innoble atrocidad...  (Pulsar en imagen)

 

 

Seleccione en estas Pestañas el panel de los fragmentos de libros por la letra
inicial del TÍTULO

fragmentos de libros cuyo título comienza por la letra A fragmentos de libros cuyo título comienza por las letras B,C,D fragmentos de libros cuyo título comienza por la letra E fragmentos de libros cuyo título comienza por las letras F,G,H,I,J,K fragmentos de libros cuyo título comienza por la letra L fragmentos de libros cuyo título comienza por la letra M fragmentos de libros cuyo título comienza por las letras N,Ñ,O,P fragmentos de libros cuyo título comienza por las letras N,Ñ,O,P fragmentos de libros cuyo título comienza por las letras U,V,W,X,Y,Z

 

Comparta, si lo considera de interés, gracias.        

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.