RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Final de Imperiofobia y leyenda negra.
María Elvira Roca Barea
Final de mperiofobia y leyenda negra. María Elvira Roca Barea

Final de María Antonieta.
Stefan Zweig
Final de María Antonieta. Stefan Zweig

El miedo del portero al penalty. Frag y Fin
de Peter Handke
El miedo del portero al penalty de Peter Handke. Fragmentos

Lo que sé de los vampiros. Comienzo
de Francisco Casavella
Lo que sé de los vampiros de Francisco Casavella. Comienzo

Noches blancas, Final
de Fiodor Dostoyevski
Noches blancas de Fiodor Dostoyesvki.  Final

NUEVAS PORTADAS
Matadero cinco. Comienzo
de Kurt Vonnegut
Comienzo de Matadero cinco. Kurt Vonnegut.

Manhattan transfer. Final
de John Dos Passos
Manhattan transfer de John Dos Passos. Final.

Naturaleza de la novela. Fragmentos
de Luis Goytisolo
Naturaleza de la novela. Luis Goytisolo. Fragmentos

Beloved. Comienzo
de Toni Morrison
Beloved. Toni Morrison. Fragmentos.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. EL MIEDO DEL PORTERO AL PENALTY de Peter Handke Fragmentos I:

Nuestra portada:
 AutorretratoYCamarera800
 
VOZ DE LA FOTO. Esas pérdidas de conciencia de ti que te llevan a buscarte en espejos y tinglados en los que sabes ya que no estás.
Cuando en el Universo todo es espacio y enlaces de energía, la realidad en la Tierra no es nada más que una burda ilusión de los sentidos, una cadena, un presidio del que solo puedes escapar -dicen- destruyéndote, solo si diluyes ese yo obtuso, esbirro y maldito.
Pero eso no está ni estuvo nunca a mi alcance, tan esclavo de la materia. ¿Pero qué es esa llamita que aún luce dentro de nosotros, esa añoranza de algo perdido e inefable y que nos lleva a perseguir un sueño amable y libertador?
En el comienzo de la película de Wenders de "El miedo del portero..." Bloch pierde el sentido de la realidad y tras ser expulsado del partido empieza su deambular errático y confuso en donde pierde el sentido de él mismo, de la gente y de los objetos que le rodean. La novela no tiene un comienzo tan explícito y Bolch ya se nos presenta así y el hipotético golpe en la cabeza del partido no se hace necesario. El vagar por la ciudad sin saber para qué, sin encontrar un lugar a dónde ir para un fin concreto, sin realizar acciones que se expliquen por su razón o importancia, es un estado humano que uno puede entender bien.  
 Autorretrato sobre espejo y camarera   Madrid, noche, 09-10-2016   © LCJ  
 
Fragmentos de libros.
 

   15
    ... Bloch dijo: «Me siento ridículo, así, sin abrigo, cuando tú llevas uno». La muchacha se le colgó del brazo. Para liberar su brazo, Bloch hizo como si le fuera a mostrar algo. Entonces no se le ocurrió qué le podría mostrar. De repente quiso comprar el periódico de la tarde. Atravesaron varias calles sin encontrar un vendedor de periódicos. Finalmente cogieron el autobús para ir a la Estación de Ferrocarril del Sur, pero la estación estaba ya cerrada. Bloch fingió que estaba asustado; pero en realidad estaba verdaderamente asustado. A la muchacha, que ya en el autobús, mientras abría el bolso y jugaba con algunos objetos, le había insinuado que tenía la regla, le dijo: «He olvidado dejar una nota», sin saber lo que quería decir en realidad con las palabras «nota» y «dejar». De cualquier modo se metió él solo en un taxi y fue al mercado…

...

 

   Continuar  fragmentos    (Continuar con los fragmentos de "El miedo del portero al penalty" )                        

 

   Comparta, si lo considera de interés, gracias:      

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.