SerCultosParaSerLibres
Los Comienzos. Calle Bailén, Madrid. Taberna El anciano Rey de los Vinos (100 años en 2009) y la desaparecida librería "Ser cultos para ser libres-"
Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes
El Buscón, comienzo
de Francisco de Quevedo
El Buscón de Francisco de Quevedo.  Comienzo

Pies de barro. Fragmentos
de Terry Pratchett
Pies de barro. Fragmentos.  de Terry Pratchett

Final de Imperiofobia y leyenda negra.
María Elvira Roca Barea
Final de mperiofobia y leyenda negra. María Elvira Roca Barea

Final de María Antonieta.
Stefan Zweig
Final de María Antonieta. Stefan Zweig

NUEVAS PORTADAS
La septima cruz. Fragmentos
de Anna Seghers
Fragmentos de de La septima cruz. Anna Seghers.

La rosa de Paracelso. Cuento
de Jorge Luis Borges
Cuento:La rosa de Paracelso de Jorge Luis Borges. Final.

El extranjero. Comienzo
de Albert Camus
El extranjero. Albert Camus. Comienzo

La sinagoga de los iconoclastas Fragmentos
de J.Rodolfo Wilcook
La sinagoga de los iconoclastas de J.Rodolfo Wilcook Clarín. Fragmentos.

La conciencia de Zeno Fragmentos
de Italo Svevo
La conciencia de Zeno de Italo Svevo. Cuento.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

COMIENZOS DE LIBROS: POR AUTORES

    Autores cuyo apellido o pseudónimo comienza por la letra: A

Todo (pdf) o + Detalle con las pestañas de selección por inicial del apellido/seudónimo del autor.

MosaicoPD Ama Solapa A Solapa B Solapa C  Solapa DEF Solapa G gris Solapa HIJK Ama Solapa LMN Ama Solapa OPQR Ama Solapa S Solapa T Z Ama

=====================================================================================

     Orden alfabético x autor. Las imagenes de libro/autor están "hipervinculadas" a su texto

A ama

Alas Clarín, Leopoldo La Regenta

Acceso directo al comienzo de La Regenta

   La heroica ciudad dormía la siesta. El viento Sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el Norte. En las calles no había más ruido que el rumor estridente de los remolinos de polvo, trapos, pajas y papeles que iban de arroyo en arroyo, de acera en acera, de esquina en esquina revolando y persiguiéndose, como mariposas que se buscan y huyen y que el aire envuelve en sus pliegues invisibles...

 

Arlt, Roberto El juguete rabioso

Acceso directo al comienzo de El juguete rabioso de Roberto Arlt

   Cuando tenía catorce años me inició en los deleites y afanes de la literatura bandoleresca un viejo zapatero andaluz que tenía su comercio de remendón junto a una ferretería de fachada verde y blanca, en el zaguán de una casa antigua en la calle Rlvadavia entre Sud América y Bolivia...

 

 

Asturias, Miguel Ángel El señor presidente

Acceso directo al comienzo de El señor presidente de Miguel Angel Asturias

   ... ¡Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre! Como zumbido de oídos persistía el rumor de las campanas a la oración, maldoblestar de la luz en la sombra, de la sombra en la luz. ¡Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre, sobre la podredumbre! ¡Alumbra, lumbre de alumbre, sobre la podredumbre, Luzbel de piedralumbre!...

 

 

Auster, Paul     Tombuctú

Acceso directo al comienzo de Tombuctú de Paul Auster

   Míster Bones sabía que Willy no iba a durar mucho. Tenía aquella tos desde hacía más de seis meses y ya no había ni puñetera posibilidad de que se le quitara. Lenta e inexorablemente, sin que se produjese la más mínima mejoría, los accesos habían ido cobrando intensidad, pasando del leve rebullir de flemas en los pulmones el tres de febrero a los aparatosos espasmos con esputos y convulsiones de mediados de verano. ...

 

 

Ayesta, Julián     Helena o el mar del verano

Acceso directo al comienzo de Helena o el mar del verano de Julián Ayesta

   El dulce de guinda brillaba rojísimo entre las avispas amarillas y negras y el viento removía las ramas de los robles y las manchas del sol corrían sobre el musgo, sobre la hierba suave y húmeda y sobre la cara de los invitados y de las Mujeres y los Hombres, que estaban fumando y riéndose todos a un tiempo. Y brillaban también las copas azules para el Marie Brizard y los cubiertos de postre...

 

 

Comparta, si lo considera de interés, gracias:     

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.