Title ElegirUnLibro
Empalao
Artículo Destacado: La Semana Santa
     
 
 
    
                                     !Aquí traigo             los libros!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

Fragmentos de libros. ROMEO Y JULIETA de William Shakespeare  Final (I):

Nuestra portada:
FloresYPlásticoNegro800
Caen ajadas o fragantes todas las flores en el mantón negro de la Tercia Parca. Todas. Abate cuando suena la hora los jazmines de aroma pálido y las hotensias azuladas de abombada cabeza. Trunca y acoje todos los jacintos, las azucenas, los narcisos, las violetas, las dalias... Y todos los pensamientos también... Todas las flores. Las misteriosas, las heráldicas, las curadoras, las prófeticas, las nobles, las asilvestradas, las santas, las tristes, las indómitas; las que viven del aire, del agua, de la noche, de las nubes, del silencio o de la arena. A todas las iguala.
Pero a veces, en la tragedia, las sostiene un instante en su regazo sobre un lecho de lágrimas.
Tras la siega y la lluvia. San Roque del Acebal (Llanes, Asturias)   © LCJ
 

Finales de libros

...

ROMEO

¡Oh! Tú, abominable seno, vientre de muerte, repleto del más exquisito bocado de la tierra, de este modo haré que se abran tus pútridas quijadas; (Desencajando la puerta del monumento.) te sobrellenaré a la fuerza de más alimento.

PARIS

¡Es ese proscrito, altanero Montagüe, que dio muerte al primo de Julieta, por cuyo pesar, según dicen, murió la graciosa joven. Aquí viene ahora a inferir a los cadáveres algún bajo ultraje. Voy a echarle mano.

(Se adelanta.)

Cesa en tu afán impío, vil Montagüe: ¿cabe proseguir la venganza más allá de la muerte? Miserable proscrito, arrestado quedas: obedece y sígueme; pues es preciso que mueras.

ROMEO

Sí, indispensable es, y por ello vengo a este sitio. -Noble y buen mancebo, no tientes a un hombre desesperado; huye de aquí y déjame. Piensa en esos muertos y dente pavor. Suplícote, joven, que no cargues mi cabeza con un nuevo pecado impeliéndome a la rabia. ¡Oh!, vete. Por Dios, te amo más que a mí mismo; pues contra mí propio vengo armado a este lugar. No tardes, márchate: vive, y di, a contar desde hoy, que la piedad de un furioso te impuso el huir.

PARIS

¡Desprecio tus exhortaciones y te echo mano aquí como a un malhechor.

ROMEO

¿Quieres provocarme? Pues bien, mancebo, mira por ti.

(Se baten.)

...

Continuar final    (Continuar con el final de "Romeo y Julieta" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:    

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.