CucharaSaturada

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

Accesos directos a Bibliotecas, Diccionarios y Archivos

 

       BIBLIOTECAS

BibliotecaDigitalMundialInstitutoCervantes

 

   BibDigPatIbe

      DICCIONARIOS

       DRAE

 WordReference

         ARCHIVOS

    ArGenIn

 

   

Fragmentos de libros. MISERICORDIA de Benito Pérez Galdos Fragmentos I:

Nuestra portada:

BuenaV 41 Lava Rec800
 
Hoy, el Madrid "viejo", en donde moran y mueren, medran o padecen, mendigan o laboran estos personajes de Misericordia, ha perdido casi del todo su casticismo, su idiosincrasia -y con ello también su miseria- y se ha convertido en uno de tantos "Parques temáticos" orientado al turismo, al consumo material, de ocio, del instante. Como la aldea de Asterix, que significaba que no toda la Galia estaba ocupada, el barrio de Lavapiés se resiste a la gentrificación codiciosa con armas diversas. Algunas son creativas, imaginativas, como la de este enchufe de la imagen del que desconocemos la razón por la que necesita estar enganchado a la red eléctrica: ¿Se moverá? ¿Se iluminará por la noche? ¿Hablará? Hoy ya no existe, por lo que su misterio se nos ha quedado sin desvelar. 
Calle Buenavista, 41, Lavapiés Madrid, 2018    © LCJ

Fragmentos de libros 

De I

Del Capítulo VIII

 

   … El blando corazón de éstas, engañado por tan bonitas demostraciones, se dejaba adormecer en la confianza cómoda y fácil, hasta que, de improviso, del fondo de aquellas zalamerías, verdaderas o falsas, saltaba el ladronzuelo, como diablillo de trampa en el centro de una caja de dulces, y... otra vez el muchacho a sus correrías infames, y las pobres mujeres a su desesperación.

   Por desgracia o por fortuna (y vaya usted a saber si era fortuna o desgracia), ya no había en la casa cubiertos de plata, ni objeto alguno de metal valioso. El demonio del chico hacía presa en cuanto encontraba, sin despreciar las cosas de valor ínfimo; y después de arramblar por los paraguas y sombrillas, la emprendió con la ropa interior, y un día, al levantarse de la mesa, aprovechando un momento de descuido de sus madres y hermana, TeatroPerezGaldos GCescamoteó el mantel y dos servilletas. De su propia ropa no se diga: en pleno invierno andaba por las calles sin abrigo ni capa, respetado de las pulmonías, protegido sin duda contra ellas por el fuego interior de su perversidad. Ya no sabían doña Paca y Benina dónde esconder las cosas, pues temían que les arrebatara hasta la camisa que llevaban puesta. Baste decir que desaparecieron en una noche las vinajeras, y un estuchito de costura de Obdulia; otra noche dos planchas y unas tenacillas, y sucesivamente elásticas usadas, retazos de tela, y multitud de cosas útiles aunque de valor insignificante. Libros no había ya en la casa, y doña Paca no se atrevía ni a pedirlos prestados, temerosa de no poder devolverlos. Hasta los de misa habían volado, y tras ellos, o antes que ellos, gemelos de teatro, guantes en buen uso, y una jaula sin pájaro...

 

Continuar  FRAGMENTOS    (Continuar con los fragmentos de "Misericordia" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.