MI NIÑO, EL DEL BALON.        (Fragmentos)

     Autoras     :  Amanda Acosta y M.Angélica Acosta.

     Imágenes aportadas por las autoras.

   

Con permiso explícito de las autoras, aportado el PDF por ellas, se puede descargar aquí el libro completo: 

Icono-PDF

   Fragmentos

JoseYAmanda Portada

 

DEDICADO A TODAS LAS PERSONAS

QUE CREEN QUE EXISTEN SEGUNDAS OPORTUNIDADES,

Y TIENEN LA VALENTÍA DE HACERLAS REALIDAD...

ESPECIALMENTE PARA JOSÉ,

EL NIÑO DE LAS TERNURAS,

EL HOMBRE DE NOBLE INTEGRIDAD,

QUE SUPO, CON SUS DISPOSICIONES REVELADORAS

DEMOSTRAR QUE SI SE PUEDE...

 

José MiNiño

Esta es la historia real, de dos personajes casi de novela, mezcla de ayer y de hoy. De antigua modalidad de cartas y de la actual tecnología de correos electrónicos.

Es la vida de dos personas mayores, que ya creían que lo perdido en su antigua existencia, nunca podrían sentirlo nuevamente, sin imaginar que DIOS, les regalaría unos años de amor. No de pasión adolescente, sino de cariño, compañerismo y apoyo moral. De días iluminados con arco iris, o demasiado oscuros, nublados, pero perseverantes, y enamorados. Supieron encontrar en el otro, a alguien que sabía acariciar el alma.

Hice míos sus días. No hay nada inventado. Todo es verdad. Se me ensanchó el pecho de felicidad prestada, y también se me estrujó de pena. Así, mi admiración por ellos, me llevó a expresar por escrito, lo que llegué a sentir y vivir. Adornaron sus vidas con sonrisas. Hasta que comenzaron a desvanecerse sus sueños con el declinar de los días. Vimos en sus ojos, al cielo llorando una ausencia.

Fue corto el tiempo pero intenso.

 

JoseYAmandaSillon

 

Escucho su voz todavía emocionada al describir su llegada y la entrada a su nuevo hogar. No faltan detalles. ¡Todo nuevo, en orden, tan limpio! Cada cosa ubicada en el lugar correcto, práctico y moderno.

Solo al abrir la puerta, ya se siente un olor especial. Huele a confianza, a entrega total. Huele a felicidad. Al suave aroma de las flores que hay en un magnífico florero sobre la mesa del living. Ahí están. Dos enamorados. De ellos. De la vida. Del amor. Me lo han contado todo con tanta emoción, que yo me he imaginado la noche grandiosa y aquietada, llenando las calles de luminosidad, entrando con todo el firmamento por las ventanas, como para engrandecer un cuadro. Y me conmoví de pensarlos, de verlos a través de mi imaginación.

Y deseé estar allí.

Están de estreno. Y el futuro será aún mejor que el presente.

Es un buen augurio porque le ponen ganas y van a forzar al destino, para que se dirija por el camino de la placidez total. A pesar de los contratiempos que saben que habrán.

No han podido entrar como aquellas parejas de jóvenes que vemos en las películas, pero los imagino mirándose tomados de la mano. Él, mostrando con orgullo lo que había preparado con tantos bríos, pensando en ese momento, y ella, emocionada recibiendo las llaves de éste, que será su refugio, el lugar con que tanto soñó. Sí. Ya lo creo que es envidiable.

...Sostente en mí, yo lo haré en ti, y seremos uno...

He leído un correo que él ha enviado a las hermanas de mi madre, como modo de presentación, y reitero ¡Es todo tan reciente para mí! Estas nuevas formas de conocerse, que me dejan admirado. Cómo estas personas mayores van de la mano de los hilos cibernéticos.”

JoseYAmandaFiesta

“El día del segundo aniversario de bodas, ella llega con un presente. Y la angustia estalla. El llanto, las lágrimas contenidas salen de ese corazón agradecido y noble. Y de ese cuerpo dolorido, surge el abrazo tan fuerte, a modo de triste consuelo.

¿Que se dijeron? No lo sé. Habían sabido disimular sus miedos hasta ese momento. Ahí están nuevamente los dos, queriéndose, prodigándose todo el cariño que brota de sí mismos. Se vuelve a manifestar todo el apoyo que se habían prometido al comienzo, cinco años antes.

-¡Parece tan poco! ¡Pero con qué intensidad! ¡Con qué apabullante velocidad se ha desarrollado todo!

“En nombre del amor yo te declaro, ser el rey de todas la galaxias.

Única estrella de este firmamento, infinito que absorbe mi mirada.

En nombre del amor yo te declaro, el amante más dulce de la tierra,

Generoso en caricias y en bondades, amor tierno de mi mar hasta mi sierra.

En nombre del amor yo te declaro, mi amigo, mi jefe y compañero.

Mi amante en todas las consignas, de mi alma y de mi cuerpo romancero...”