EL DESEO DE SER PIEL ROJA

 (Colaboración de Dña. Teresa Flórez)

 El deseo de sr piel roja      

de Franz Kafka  

ElDeseoSerPielRoja  

 

 

 Wunsch, Indianer zu werden

     Si uno pudiera ser un piel roja siempre alerta,

cabalgando sobre un caballo veloz, a través del viento,

constantemente sacudido sobre la tierra estremecida,

hasta arrojar las espuelas porque no hacen falta espuelas,

hasta arrojar las riendas porque no hacen falta riendas,

y apenas viera ante sí que el campo era una pradera rasa,

habrían desaparecido las crines y la cabeza del caballo.

 

 

Alguna nota.

El deseo de ser piel roja no es un cuento, lo hemos incluído en esta sección por que no tenemos otra que se ajuste más a lo que nos parece que es, una poesia en prosa.

 Teresa, nuestra amiga colaboradora, además del texto, nos ha enviado una imagen de la carátula del libro de donde lo ha extraído, La condena, de Franz Kafka y editado por Alianza editorial.

Al buscar referencias de este texto en alemán para documentarlo un poco, nuestras pesquisas nos han llevado a saber  que El deseo de ser piel roja es un microrrelato que Kafka publicó, junto con otros cuantos, en un libro con el título de Betrachtung (Contemplación) en 1913 y que La condena, en sí, es una novela corta independiente.

Apuntado lo anterior, esto es lo que nos dice Alianza editorial, en su propia página web, sobre su volumen La Condena que es de dónde lo ha recuperado Teresa:

La condena

Franz Kafka (autor/a)

Carmen Gauger (traductor/a)

 

Además del célebre relato que da título al volumen, escrito de un tirón en la noche del 22 al 23 de septiembre de 1912, aparecido por primera vez en 1913 en la revista “Arkadia” y publicado como libro independiente en 1916, “La condena” recoge –a excepción de “La metamorfosis”, publicada por separado en esta misma Biblioteca de autor- la totalidad de los libros y relatos preparados y supervisados por Franz Kafka (1883-1924) en vida: “Contemplación” (1913), “Un médico rural” (1919), «En la colonia penitenciaria» (1919) y “Un artista del hambre” (1924). Completan el volumen «Conversación con el ebrio», «Conversación con el suplicante», «Estruendo» y «El jinete del cubo», publicados en distintas revistas.