FRAGMENTOS DE LIBROS.  ESCRIBIR. MANUAL DE TÉCNICAS NARRATIVAS  (2001)                            

 ManualTecnicasNarrativas

     Enrique Páez      (España)  

       web del autor:  http://www.enriquepaez.com/

         Editorial     :   Ediciones S.M. 

      

 

 Comienzos de libros

 

Este libro se estructura en siete apartados con un total de 65 capítulos.

Los apartados son los siguientes:

      I.            El punto de partida.

    II.            Los recursos de la creatividad

   III.            La construcción de la historia

  IV.            Las historias de género

    V.            El momento de la escritura

  VI.            La corrección y el estilo literario

VII.            La publicación

En fragmentos de libros ofrecemos el primer capítulo, en comienzos, “La cueva del escritor”, del apartado I.

Y ya en "fragmentos" transcribimos el capítulo 8, “Las funciones de Propp”, del apartado II;  y del apartado III el capítulo 19 “Como espesar el argumento

Independientemente del interés que tienen en si mismos estos capítulos, con su transcripción queda claramente evidenciado el estilo, modo e intención pedagógica de la obra, así como la estructura de cada capítulo para hacerlo más ameno, estructurado y didáctico.

 

 

 I   La cueva del escritor 

El sueño de todo aquel que se plantea escribir es hacerlo en una casa grande con una hermosa vista sobre el mar batiendo sus olas a través de grandes ventanales, un perro muy peludo dormitando junto a una chimenea en el salón, una piscina en el jardín trasero y un par de caballos en lacuadra para dar paseos por el bosque circundante. Eso se­ria estupendo, qué duda cabe. Son las condiciones ideales para escri­bir, desde luego, pero también para pintar o para componer música.

O para vivir, simplemente. Yo también lo quiero.

LaCuevaDelEscritor

Pero hablamos de escribir, no de soñar despiertos. En una casa así imagino que se debe de vivir muy bien pero, puedes creerme, no se escribe mejor. Y hasta es muy probable que, llegados a ese punto, nos digamos: «Ya está. Tengo la casa. Ya no quiero escribir. Ahora, a vi­vir.» Y es más que comprensible. Quien espere a tener esas condicio­nes mínimas antes de sentarse a escribir, en realidad no quiere escri­bir en absoluto. En la historia de la Literatura, en las biografía de los escritores, encontraremos muy pocos autores que hayan trabajado o trabajen en esas condiciones.

 

UNA SUGERENCIA

    Queda con una amigo o una amiga para escribir en un café (a ser posible, de estilo antiguo, con mesitas de mármol, sin máquinas tragaperras ni televisión). Fijad una hora, una o dos veces por semanas y, después de un cuarto de hora de saludos, charla y llamadas al camarero, poneos a escribir. Al menos una hora de silencio, de escritura sin interrupciones. Es como ir al cine, pero aquí los actores y la trama los pones tú, Julio Cortázar reconoció en una entrevista que la mayor parte de Rayuela había sido escrita en varios cafés de París. Y es que tiene sus ventajas: no suena el teléfono, no hay niños distrayendo, no te puedes poner la excusa de que hay que ordenar el cuarto… Es como un viaje: solo tienes que escribir.

 

Ahora bien, como dice el dicho: «Una cosa es una cosa, y otra es otra.» Lo cual es aplicable a casi todo en esta vida. Y si hablamos de condiciones previas a la escritura, del lugar desde donde se escribe, hay que reconocer que hay lugares adecuados y lugares inadecuados. Muy bien.

¿Y cuál es el lugar adecuado, si puede saberse? Pues la verdad es que hay miles, casi infinitos, y cada cual tiene que buscar el suyo propio. Básicamente, se podría decir que el espacio físico adecuado para la escri­tura es el mismo que el espacio adecuado para estudiar. Tal vez entre los mejores esté el de una mesa ordenada, con algunos libros de con­sulta a mano (diccionarios, libros de estilo, nuestro autor preferido...), un cuaderno agradable, una pluma o bolígrafo que escriba bien, a ve­ces un ordenador, temperatura agradable (ni frío ni calor), un foco de luz a la izquierda (o a la derecha para los zurdos), sin gente alre­dedor que nos distraiga y, por supuesto, sin un televisor encendido tratando de atrapar nuestra atención. Son los consejos que le daría­mos a cualquier estudiante que quisiera mejorar sus hábitos de estu­dio. Y son los que yo doy para mejorar las condiciones previas a la es­critura. Siendo razonables, habrá que reconocer que este lugar es bastante más fácil de conseguir que el primero, el de la casa junto al mar. Y no es peor en ningún aspecto relacionado con la creatividad o la posible calidad de lo que vayamos a escribir. Al contrario: es más real, más nuestro, más de verdad.

 

 

CON  VOZ  PROPIA 

- ¿Cuál es, para ti, el sitio ideal para escribir? 

- Lo he dicho varias veces; una isla desierta por la mañana y una gran ciudad por la noche. Por la mañana, necesito silencio. Por la noche, un poco de alcohol y buenos amigos para conversar Siempre tengo la necesidad de estar en con­tacto con la gente de la calle y bien enterado de la actualidad.

Gabriel GARCÍA MÁRQUEZ: El olor de la guayaba

(Entrevista con Plinio Apuleyo Mendoza)

   

Hay ocasiones en las que ni tan siquiera podemos encontrar un lugar tranquilo en nuestra propia casa. Para esos casos hay que ser tan ca­bezotas como imaginativos. Existen bibliotecas, bancos en los parques, salas de espera en estaciones de trenes, autobuses y aeropuertos... Hasta los hospitales, iglesias y tanatorios, si llega el caso, pueden ser en al­gún instante lugares apropiados. Tendremos que buscar nuestro pro­pio rincón.

Uno de mis alumnos vivía con sus padres en una casa muy pequeña. La madre y la abuela tenían encendida la televisión todo el día, y no tenía una habitación Trumbopropia (dormía en el salón, en una cama que sa­lía del interior del sofá familiar). No había lugar en donde concen­trarse, finalmente, se encerró en el cuarto de baño, puso unos coji­nes sobre la bañera y se sentó en su interior, a salvo de todos, para poder escribir. Tal vez no era el lugar ideal, pero si a él le servía pa­ra escribir, podía empezar a serlo. Me contaron también el caso de una mujer a la que su marido y sus hijos tomaban el pelo cada vez que se ponía a escribir: «¿Qué haces? ¿Por qué no dejas de escribir bo­badas y de perder el tiempo? ¿Qué vamos a cenar hoy? ¿Qué crees» que te van a dar el premio Nobel?» Ella sabía que nunca iba a conseguir que respetaran su necesidad de escribir, así que buscó un lugar a sal­vo de las agresiones, fuera de la casa: se sentaba en una cafetería, y a veces en el interior de su propio coche, y escribía... Luego compraba rápidamente algo para cenar y al regresar a su casa decía que había tardado mucho porque las colas en el mercado ese día eran horrorosas.

También vale.

En realidad, el lugar desde donde se escribe, una vez que estamos en el proceso, solo está presente en las primeras líneas. Una vez que en­tramos en el mundo de la escritura, dejamos de estar ante esa mesa, o bajo ese árbol, o en el interior de la cafetería que nos acoge, y nos trasladamos al mundo en el que sucede la historia que estamos con­tando. Hay un momento, que muchos autores definen como «mági­co», en el que las paredes que nos rodean desaparecen y nos vemos embarcados en un galeón pirata, en un bosque impenetrable o sus­pendidos en el aire por un paracaídas.

WinnicottHay un espacio real, lógico, en el que vivimos. Es un mundo visible y objetivo, palpable, común, en el que nos movemos con cierta soltu­ra. Pero también existe otro espacio, el de los sueños, que parece igual­mente verdadero, al menos cuando estamos inmersos en él, pero que no podemos controlar. Ese espacio de los sueños, al que nos vemos arras­trados cada noche, funciona con una lógica que se nos escapa, es irreal, y habitualmente nos parece absurdo. Está ahí, sin duda, y aunque lo fabriquemos nosotros mismos, desde el inconsciente, apenas podemos entenderlo. Es otro mundo. Pero hay un tercer espacio que no es ni uno ni otro. O mejor dicho, que es un poco uno y un poco otro. Es un lugar fronterizo entre la realidad y el sueño, un lugar intermedio, que el psiquiatra D. W. Winnicott llama espacio transicional.

 

EJEMPLO

Recientemente estaba hablando con una escritora que me describió algo que hacía cuando se sentaba ante su escri­torio. No recuerdo exactamente cuál era el gesto -creo que toca algo sobre la mesa antes de abocarse a teclado de la computadora-, pero empezamos a ha­blar de los pequeños rituales por los que una pasa antes de ponerse a escribir. Al principio, yo pensé que no tenía ningún ritual, pero después recordé que siem­pre me levanto y me preparo una taza de café cuando todavía es de noche -debe ser de noche- y después bebo mi caté y contemplo la llegada de la luz. Y ella me dijo, bueno, eso es un ritual. Y me di cuenta de que para mi ese ritual es mi preparación para entrar en un es­pacio que sólo puedo llamar no secular…Todos los escritores inventan maneras de aproximarse a ese lugar donde espe­ran establecer el contacto, donde se con­vierten en conductores o donde se dedican a este misterioso proceso. Para mí, la luz es el signo de la transición. No se trata de estar en la luz, sino de estar allí antes de que llegue. De algún modo, eso me da una posibilidad.

Les digo a mis estudiantes que una de las cosas más importantes que deben conocer es cuándo están en su mejor momento, creativamente. Tienen que pre­guntarse a sí mismos: «¿Cómo es el cuar­to ideal? ¿Hay música? ¿Hay silencio? ¿Hay caos o serenidad afuera? ¿Qué ne­cesito para poder liberar mi imaginación?»

Toni MORRISON;

Confesiones de escritores

(Las entrevistas de The París Review)

 


ClavesDeLectura

 

 

¿Y a qué viene esto? Pues a mucho, porque es justamente en ese lu­gar intermedio, transitorio entre la realidad tangible y el sueño im­palpable, en donde se sitúa la creación literaria. Ángel Zapata diría que es como el cuarto de juegos del escritor.

El escritor, en el momento de la escritura, debe comportarse como un niño cuando juega: un za­pato alzado sobre la mano y planeando es una nave espacial que viaja rumbo a Urano, la cama es un barco velero que va a la deriva tras un accidente… Si el niño no cree que las cosas sean así, se acabó el jue­go, dejará de ser divertido remar con la escoba al borde de la cama, Si el escritor no se sumerge, no se cree, no vive la historia que está escribiendo, deja de ser divertido, deja de Barco Camaser creativo, deja de ser es­critor. Puede fingir, muchos lo hacen, pero va a tener que hacerlo muy muy bien para engañar al lector. En todo caso, a sí mismo no se podrá engañar, así que dejará de jugar, dejará de escribir, muy pronto.

Escribir en ese espacio transicional no es sinónimo de estar loco (o todos los niños lo están). El niño, navegando en el barco-cama, sabe descender de él cuando su padre lo llama para que se tome la me­rienda. Es un barco o es una cama, depende de si está jugando o es­tá merendando. Ahí no hay esquizofrenia, sino desarrollo de la ima­ginación. Es el mismo mecanismo que usa el escritor cuando nos describe una trinchera asediada como si estuviera allí. Y es que está allí.

SePareceA

DisfrutaLeyendo

Bibliografia

 

PONTE A  ESCRIBIR

Redistribuye tu tiempo y tu espacio. Hazte un plan para empezar a escri­bir cada día en un lugar y a una hora determinados. Reserva un espacio pri­vado (puede ser una mesa, un cajón, un estante de la librería, una carpeta con separadores, una caja de zapa­tos…) donde almacenar tus materia­les preferidos de escritura: cuaderno, folios, lápiz, pluma, apuntes o libros sobre el tema. Defiende ese peque­ño territorio y tiempo de libertad e in­dependencia tuyas con firmeza, o guárdalas en un escondite o, si es ne­cesario, bajo llave. Ponlo en marcha. No te desanimes. A las cuatro sema­nas, nadie, ni siquiera tú, podrá du­dar de que ese espacio y ese tiempo te pertenecen.

 RESUMEN

1  Busca un lugar (una habitación, una mesa, un rincón, una biblioteca) donde puedas escribir sin demasiadas interrupciones.

2  Planifica tu tiempo y reserva una hora para la escritura. Tienes que encontrar la que mejor se adapte a tu ritmo de escritura. Defiéndelo como una conquista personal.

3  Entra en la escritura con el mismo espíritu con el que un niño entra en el juego. Sumérgete en ella hasta que solo existáis tú y tu cuaderno.

4  Encuentra el tiempo y lugar más apropiados para ti. Prueba a escribir en distintos lugares y a distintas horas

5  Prueba a escribir también con distintos materiales (hojas en blanco, un cuaderno cuadriculado, una máquina de escribir, un ordenador personal; con pluma, bolígrafo o lápiz…).

6  Recuerda que no hay lugares, tiempo o materiales que sean mejores que otros. Valen lo que a ti te sirvan. Y, a veces, conviene variar.

 

     Leer fragmentos:   ManualTecnicasNarrativas     

 

VOLVER A Comienzos de Libros por:   Volver por Títulos          Volver a comienzos de libros por autores