Title FinalesdeLibros

 
Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

El invierno en Lisboa
de Antonio Muñoz Molina
El invierno en Lisboa. Comienzo

Todo se desmorona Final
de Chinua Achebe
Todo se desmorona.  Final

De qué hablo cuando hablo de escribir Fragmentos
de Haraki Murakami
De qué hablo cuando hablo de escribir. Fragmentos

NUEVAS PORTADAS
El Tao de la física
de Fritjof Capra
El Tao de la física de Fritjof Capra. Epílogo

León el Africano
de Amin Maalouf
Finales de libros. León el Africano de Amin Maalouf

Justine. Fragmentos
de Lawrence Durrell
Justine de Lawrence Durrell

La séptima cruz. Comienzo
de Anna Seghers
La séptima cruz  Comienzo  de Anna Seghers

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. León el Africano, de Amin Maalouf.   FINAL (I):

 Nuestra portada:
SalonDeThe800
Tras el col du Tichka, el Atlas de roca cruda, la osamenta del titán condenado por Zeus bajo el silencio del cielo inmenso. Unas cabras, quizás, un chamizo de adobe, una culebra entre las piedras, un berebere que camina. De pronto, Le Paradis, Salon de the. Su cartel muy mejorado con el color, su farol, una oca incubando en su nido. Lástima que, a esa hora, sus puertas cerradas no nos permitieran descubrir su secreto.
Camino Ouarzazate (El Atlas, Marruecos)  © LCJ
  
Finales de libros
 

... Al contemplar desde la muralla del castillo las espesas columnas de humo que se elevaban en la ciudad, cada vez en mayor número, no podía quitarme de la memoria la imagen del papa León que, en nuestra primera entrevista, me había predicho este desastre. ¡Roma acaba de renacer pero ya la acecha la muerte! Allí estaba la muerte, ante mis ojos, propagándose por el cuerpo de la Ciudad Eterna.

A veces, algunos milicianos, algunos restos de las Bandas Negras, intentaban impedir el acceso a las encrucijadas, pero pronto quedaban desbordados por las oleadas de asaltantes. En el barrio del Borgo, y sobre todo en las proximidades del palacio del Vaticano, los guardias suizos resistieron con admirable valor, sacrificándose por decenas, por cientos, para defender cada calle, cada edificio, retrasando así algunas horas el avance de los Imperiales.

Pero acabaron por sucumbir ante el número y los lansquenetes invadieron la plaza de San Pedro al grito de:

- ¡Lutero papa! ¡Lutero papa!

...

  Continuar  final    (Continuar con el Final de "León el Africano" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:  

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.