Title FinalesdeLibros

 

SalamandraTurquesa 

 

Artículo del mes: Septiembre

DedoIndice

 

UN BUEN LIBRO PARA LEER: Señas de identidad (1966) 

   SeñasDeIdentidad

   

 Juan Goytisolo (España)

 Editorial: Seix Barral, 1976

 
    
  

 

Final 

Continuaste tu camino sin prisa.

bombardas culebrinas cureñas cañones que en tiempos remotos y ya olvidados velaran por la segu-

     ridad militar de los españoles de tu casta servían ahora de blanco al objetivo de improvisados fo-

     tógrafos pretexto a la composición de grupos y escenas  familiares brazos sobre hombros manos

     juntas miradas cómplices sonrisas

docenas de automóviles de matrícula extranjera cubrían la zona de estacionamiento del mirador y

     los que sin cesar llegaban se veían obligados a contornear los muros adustos del castillo atravesar

     de nuevo el puente en sentido inverso buscar un hueco libre en el parque exterior de autocares

a poca distancia de los catalejos dos centinelas en uniforme de gala observaban el ir y venir del pú-

     blico con la expresión atontada y servil de dos intrusos en una encopetada reunión de familia

caminastes por el belvedere lateral tras un grupo de alemanes extasiados por la perspectiva del

     mar el despliegue armonioso de los veleros los portaviones de la Sexta Flota americana las ga-

     viotas menudas y ágiles

los jardines se prolongaban más allá del castillo con su árboles flores arbustos papeleras bancos con

     una ojeada rápida abarcaste los senderos bien alineados los arriates de césped los obuses antiaé-

     reos amables ornamentales caducos

te colaste por un poterna abierta en el lienzo de la fachada y por un corredor iluminado con lampa-

     rillas de luz indirecta desembocaste en lo que fuera patio de armas de la abolida fortaleza militar

el suelo era adoquinado las cuatro galerías formaban un claustro con severos arcos de piedra y en

     las esquinas había enredaderas tiestos cántaros y hasta el brocal de un poco con la polea sosteni-

     da por una armadura de hierro forjado

en el centro

en medio de un cuadrado de césped señalado por cuatro mojones

un zócalo sobrio realzaba la estatua ecuestre de un guerrero en bronce regalo de la Ciudad

eso decía la lápida 

a su Caudillo Libertador

buscaste refugio a la sombra de los pórticos

los turistas discurrían grupos compactos hacia el museo del Ejército fotografiaban la estatua ecues-

     tre se aglomeraban a la entrada de las tiendas de souvenirs hacian girar los torniquetes de tar-

     jetas postales visitaban el almacén de Antigüedades Heráldica Soldados de Plomo

       

              ENTRADA LIBRE

              ENTRÉE LIBRE

              FREE ENTRANCE

              EINTRITT FREI

   

    el cartel anunciador de una corrida de toros atrajo bruscamente su atención

  

              SOUVENIR           SOUVENIR

            DE ESPAÑA        DE ESPAÑA

               Plaza de Toros Monumental 

              Grandiosa corrida de toros 

              6 Hermosos y Bravos Toros 6 

              con la divisa rosa y verde de 

              la renombrada ganadería de 

              Don Baltasar Iban de Madrid 

              Para los grandes espadas 

                LUIS MIGUEL DOMINGUÍN

   ICI VOTRE NOM – HERE, YOUR NAME – HIER, IHRE NAMEN 

              ANTONIO ORDÓNEZ 

               Con sus correspondientes cuadrillas 

              Amenizará el espectáculo la Bada

              “La popular Sansense”

 

pasaste de largo

una multitud de curiosos examinaba dos composiciones fotográficas en las que un torero (sin

      cabeza)   clavaba (con estampa de maestro) un par de banderillas y una gitana (sin cabeza

      igualmente) se abanicaba (muy chula ella) frente a una maqueta de la Giralda  

en endiablado esperanto un caracterizado ejemplar de hombrecillo español de la estepa expli-

      caba que se trataba de una imagen trucada con la que los señores y caballeros messieurs

      et dames ladies and gentleman aquí presentes podrían sorprender a sus amistades y cono-

      cidos vestidos de toreros y gitanas toreadors et gitanes matadors and gupsies de regreso a

      sus respectivos países vos pays d´origine yor native conuntries y afirmar así su personali-

      dad affimer votre personnalité your pensonality con el relato de sus aventuras españolas

      aventures espagnoles spanish adventures

               

              SU FOTO EN 20 MINUTOS

              VOTRE PHOTO EN 20 MINUTES

              YOUR PICTURE 20 MINUTES

              IHR FOTO IN 20 MINUTEN

 

(en un periódico de la mañana habías leído la escalofriante noticia de un estudiante de Filosofía

      madrileño que se costeaba sus estudios universitarios retratándose con las turistas vestido

      de torero en un conocido bar típico de Palma de Mallorca

que sistema filosófico iba a concebir

te decías

nuestro futuro genial único Erasmo de Atocha

subiste la escalera hacia las vastas terrazas desnudas del castillo

las garitas desiertas de los centinelas se erguían en la esquinas como las torrecillas de un des-

      tartalado juego de ajedrez

suprimido el penal militar los adoquines las piedras erosionadas por el viento los desmantela-

      dos puestos de observación se sobrevivían a sí mismo con resignada y quieta nostalgia

alejado de los grupos de turistas que con sombrero gafas oscuras máquinas de retratar se

      aventuraban por la desolación luminosa de los ladrillas te sentaste en un ángulo del pretil

      y acechaste el vuelo irreal de las aves el patio abrasado y violento el vago cielo azul del sol

      fanático que parecía incendiarlo todo

luz soledad vacío silencio muerte

los límites ancestrales de la cárcel se reconstituían de modo aleve y sutil bajo la piedra bruñi-

     da el revoque cuidadosamente arrancado las fachadas remozadas y limpias la conciencia

     blanqueada por la absolución y olvido de la Historia cegado por el reverbero abrupto

     cerraste momentáneamente los ojos.

 

Sin embargo

en este mismo ámbito de calcinada tierra cielo remoto imposibles pájaros luz obsesiva

durante el reino de los Veinticinco Años de Paz reconocidos y celebrados ya hoy por todos los

      bienpensantes del mundo

hombres armados habían golpeado a compatriotas indefensos con látigos fustas bastones se

      habían cebado en ellos con sus culatas correas botas fusiles

hombres cuyo único delito fuera defender con las armas el gobierno legar cumplir con su jura-

      mento de fidelidad a la República proclamar el derecho a una existencia justa y noble y

      creer en el libre albedrío de la persona humana escribir la palabra LIBERTAD en las tapias

      cercado aceras muros

habían contado una y mil veces las columnas del claustro calculado el número exacto de adoqui-

      nes del suelo medido mentalmente los límites avariciosos y estrictos que los aprisionaban

corrido tras una mísera pelota de trapo atisbado el cuadrado azul infinito del cielo espiado el

      vuelo libre y generoso de la aves

golpeado la cabeza contra las paredes escupido sangre

corrido a paso ligero hasta perder el sentido obedecido en silencio al llamamiento de la corneta

       aguardado turno ante la sucia perola de rancho desfilado con monos harapientos después

       de la misa

       dormido en calabozos oscuros y húmedo tiritado de frío en las noches de invierno soñado en

       mujeres inaccesibles y hermosas acechado el hosco rumor de las botas que anunciaban el

       relevo de las imaginarias

se habían arrodillado los domingos durante la elevación de la Sagrada Forma masturbado

       en el denso y propicio cubil de los malolientes petates abierto elas venas en brusco arrebato

       de enajenación y locura

condenados a muerte

miraron por última vez el cielo las nubes los pájaros todo aquello que de una forma u otra re-

       presentaba para ellos la vida

pasaron el duermevela agitado que precede a la ejecución escribieron su carta de adiós al padre

      la madre la mujer la novia los hijos comieron el último plato de lentejas bebieron ávidamente

      la última taza de café caminaron hacia el paredón vigilados encuadrados empujados sosteni-

     dos por sus verdugos

afrontaron los fusiles con serenidad lloraron solicitaron valientemente la venia de dar la orden

      de fuego suplicaron vida salva se reconciliaron con Dios rechazaron los auxilios del cura gri-

      taron rieron aullaron se mearon de miedo cayeron tronchados por las balas

rindieron el último suspiro.

 

El clima del lugar es magnífico.

su situación en la zona intertropicar y la acción benigna de las corrientes determinan que sus

      inviernos sean breves y poco acentuados sus veranos estimulantes y frescos un país ideal

      en suma para los reumáticos y los gotosos

su flora es espléndida generosa salvaje

árboles inmensos frutos variopintos flores desmesuradas y exóticas

los animales de la selva vagan libremente por el campo compaten las plagas nocimas son ami-

       gos y aliados del hombre

tu casa corona la cima de un monte rodeado de mar azul arrecifes de coral playas de arena 

      blanca bosques de cocoteros

el sol brilla rotundo sobre la copa de los árboles y en el cielo no hay una nube

desde tu ventana abarcas las ricas plantaciones de café cacao vainilla caña de azúcar copra

los baobabs las palmeras las ceibas las secoyas los ficus

las chimeneas del ingenio en el que tus peones y obreros trabajan

el pabellón de recreo el lago el cenador los jardines

los capataces vienen a tu encuentro acechando tus órdenes tú las das brevemente

como un self made man tejano severo y silencioso

parco en palabras y de apariencia brusca

pero de corazón discreto y noble

mientras tu mujer y tus hijos se balancean en las hamacas rodeados de invitados exquisita-

      mente vestidos

damas criollas con abanicos collares faldas de moaré chapines de raso

caballeros con sombrero de copa

lebreles ágiles gatos esbeltos papagayos vistosos decorativos niños

el baile está a punto de comenzar

lo abres con la muchacha más bella girando y girando bajo las fastuosas arañas del techo

un viejo vals del Imperio Austrohúngaro

iluminado por los candelabros de los lacayos en librea

con una copa de champaña en la mano

te diriges a la cuadra del potro

un angloárabe llamado Johnny

lo ensillas

lo cabalgas

partes al galope

los negros te saludan afectuosos

su alimento consiste en meladura de caña flores silvestres hierbas aromáticas

sin necesidad de recurrir a los castigos te admiran te respetan te quieren

su carácter es dulce son católicos

tú los llamas a a cada uno por su nombre

Bobó

Sesé

Arará

como en las novelas de Emilio Salgari

y ello piden tu bendición se arrodillan te besan la mano

espaciosamente recorres tus dominios verificando que todo está en orden

las propiedades tus inmuebles tu ganado tus rentas

los peones se descubren para saludarte

los viejos te sonríen

los niños te rodean

los animales de la jungla te escoltan

bejucos y orquédeas se inclinan a tu paso y parecen rendirte homenaje

te crees a salvo

entronizado en tu puesto por los siglos de los siglos

y cuando despiertas segundos más tarde

te recobras en tu habitación del Mas con la "Geografía de Cuba" de tu tío Eulogio debajo

      de la almohada

sin cetro

sin corona

sin súbditos

sin reino

lector concienzudo de Spengler y Keyserling en un menopáusico país del Viejo Continente

      condenado a desaparecer por su vida muelle y lenta degeneración de la raza con

      el desamparo hondo de tus trece años

inerme

sobrecogido de miedo

a la merced del kirguís carnívoro

y de sus fabulosas mujeres que paren a lomo de caballo

 

Abriste de nuevo los ojos convocado por el sol imperioso de la canícula

sin saber con certeza si el pasado reciente de tu patria era real

o se trataba sencillamente

como todo lo inducía a creer en esta sofocante jornada de agosto del año de gracia del 63 y

      sucedía con cierta frecuencia en vuestras latitudes

un mes justo después de tu regreso a España

cuarenta y ocho horas más tarde del entierro de Ayuso en tu exploratorio recorrido senti-

      mental

de una alucinación

un mal sueño

una resaca característica de borracho

un prosaico y vulgar fenómeno de espejismo.

 

Adelante pues

bajaste al patio bordeaste la puerta de los calabozos convertidos en boutiques de souvenirs

      sorteaste nuevos grupos de turistas recién desembarcados de los autocares te empocas-

      te en el corredor por el que los condenados a muerte eran conducidos al paredón saliste

      al aire libre rehiciste el itinerario de los fusilados

una zanja de varios metros de anchura conducía por medio de un túnel a los míticos fosos

      del castillo

la puerta de acceso estaba de par en par y desde el umbral el visitante podía abarcar una

      sección del jardín bien cuidado con arriates de césped árboles cipreses arbustos enreda-

      deras

extranjeros e indígenas caminaban sin prisa por los senderos

se detenían a admirar los macizos de begonias tomaban fotografías de los muros que fueron

      escenario de las vengativas ejecuciones

brigadas de obreros habían borrado cuidadosamente los impactos de las balas y abierto a

      las miradas indiscretas de los curiosos el lugar parecía proclamar a los cuatro vientos su

      inocencia desmentir las patrañas y fábulas inventadas por envidiosos y resentidos negar

      ante las generaciones futuras de españoles su presunta culpabilidad.

 

 

Aunque ninguna lápida lo dijera el presidente de la abrogada Generalitat de Catalunya vivió en

      Montjuich los últimos instantes de su vida

entregado por los nacis después de la derrota de Francia el político festejado un día por las mul-

      titudes barcelonesas bajó a los fosos del castillo escoltado por las bayonetas de los soldados

pensó en su amada ciudad con pesar y nostalgia

aspiró el aire puro y agreste del monte

contempló el cielo claro por última vez

habías dado un billete de veinte duros al guardián de los jardines y sin necesidad de formular 

      la pregunta

tan manifiestos debían de ser tus propósitos

el hombre te guió hacia la izquierda apuntó con el dedo un lienzo desnudo en el muro e indicó

      bajando la voz

aquí fue

caballero

donde fusilaron a Companys.

 

Te lo habían contado siendo niño y entonces lo creíste

obligado a liberar los esclavos por decreto del Gobierno de la Colonia

el bisabuelo había reunido a sus negros en el batey del ingenio y con lágrimas en los ojos

puesto que los quería

los proclamó libres

seres dolientes como los otros

sin protección superior alguna

abandonados al destino cruel

sin dueño

sin señor

sin amparo

y al escucharle

los negros lloraron a su vez

porque el bisabuelo era bueno

no empleaba el látigo

les daba de comer

les protegía

y a su manera

rústica y primitiva

silvestre

ellos

los negros

también lo amaban

pero todo era mentira

su protección

el alimento

el pretendido amor que les unía

el dolor de la separación

los discursos

las lágrimas

lo sabes ahora

cuando también tú te has liberado de ellos y navegas a solas

diciéndote

bendito sea mi desvío

todo cuanto me separa de vosotros y me acerca a los parias

a los malditos

a los negros

mi inteligencia

mi corazón

mi instinto

benditos sean

gracias sean dadas a dios

infinitas gracias

por los siglos de los siglos.

 

 A la derecha una verja de hierro protegía el reducto consagrado a la memoria de los Caídos por

      Dios y por España

era un rincón evocador silencioso recoleto y apacible

con un altar de líneas simples una estatua de bronce un rústico jardín por el que las lagartijas 

      campaban a sus anchas con visible y morosa sensualidad

un cicerone informaba a los turistas de lo sucedido en Barcelona entre julio de 1936 y enero de 1939

y como un Monsieur Dupont Mister Brown Herr Schmidt de los diez y pico millones que aquel ve-

      rano os rendían visita te aproximaste a oir sus explicaciones

ici Messieur dames c'est l'endroit où furent fusillés par le Rouges pendant notre guerre de

      Libération un grand nombre de hauts officiers de l'Armée de prêtres de personnalités relevantes

     de la vie sociale de notre ville

los forasteros escuchaban con expresión atenta y te apartaste de ellos

una naúsea invencible te invadía

prend-moi une photo

regarde c'est le Monument aux Morts

ladies and gentlemen

mon Dieu quelle chaleur

será posible

te decías

que el final sea éste

que la injusticia impuesta por la fuerza de las armas

debáis acatarla como algo definitivo

hacer que lo que existió una vez no hubiese existido nunca

era empresa factible para aquellos hábiles titireteros de la idea existencia y atributos de Dios

tu te rappelles l''anée dernière

look here my darling

c'est extraordinaire l'impression de paix

de quelle guerre s'agit-il

habías vuelto a España después de diez años de espera consumidos en planes proyectos ensueños

      especulaciones utopías

y Diablo Cojuelo desde el descubridero de los miradores atalayabas tu ciudad natal

cansado

enfermo

sin fuerzas

al borde del suicidio

acechando los latidos de un corazón frágil que

como en el Boulebard Richard Lenoir seis meses antes

preludiaban

anunciaban ya

la necesaria despedida

un viejo vestido con un traje de rayadillo se abanicaba a la sombra del muro indiferente y como

      ajeno a la cháchara de su transmisor

te acodaste en la baranda del mirador y abriste el folleto turístico redactado en cuatro idiomas

BREVE HISTORIA DE NUESTRA CIUDAD

sobre los restos de un poblado ibero habitado por los layetanos se fundó la colona romana Faventia

      Julia Augosta Pía Barcino en el España Citerior cuya capital era Tarraco

diciéndote

nada válido puede salir de ti ni del humano caldo en que vives ni de este triste tiempo

cállate mejor

cierra tu boca

no prolongues por rutina la farsa irrisoria del intelectual que sufrir cree y obscenamente lo proclama

por el país y por sus hombres

españaahogándose y esas leches

con la mirada perdida en el mal la escollera la Sexta Flota Americana los depósitos de carbón los

      tanques de petróleo las barcas de vela las gaviotas las cloacas

aléjate de tu grey tu desvío te honra

cuanto te separa de ellos cultívalo

lo que les molesta en ti glorifícalo

negación estricta absoluta de su orden esto eres tú

mientas el viejo se abanicaba regalado y feliz

y el transistor emitía incansablemente

con el rey Ataúlfo pasó a ser capital de Imperio Visigodo que en siglo V se extendía por Hispania y la 

      Galia al tresladarse la capital del Imperio a Toledo Barcelona perdió importancia

pensando en la historia de tu país tuya solamente a intermitencias

en su pasado que no era más que esto

pasado

y en buena hora lo fuera puesto que de él no brotaba ningún presente limpio

en las hazañas de su gente

que de algún modo había que llamarlas

aunque estériles eran en su frutos como el suelo baldío y avaro de su estepa

demostración por absurdo de un combate sostenido siglo a siglo contra fantasmas y demonios

      interiores lucha de hermanos contra hermanos lúcidos cuya memoria ni el tiempo ni la muerte

      respetaban

the spanish civil war

là-bas vers la droite

assassinés par les Rouges

siguió las vicisitudes de los reinos cristianos invadidor por los mulsulmanes en el siglo VIII fue re-

      conquistada por los francos al mando de Luis el Piadoso en el año 801

alma de Ochún santifícame

cuerpo de Changó sálvame

sangre de las reglas de Yemeyá embriágame

el llano verde del Prat el solitario faro embestido por el oleaje el nuevo espigón en obras del puerto

      franco

clamando

todo ha sido inútil

oh patria

mi nacimiento entre los tuyos y el hondo amor que

sin pedirlo tú

durante años obstinadamente te he ofrendado

separémonos como buenos amigos puesto que aún es tiempo nada nos une ya sino tu bella lengua

      mancillada hoy por sofismas mentiras hipótesis angélicas aparentes verdades frases vacías

      cáscaras huecas

alambicados silogismos

buenas palabras

vino a ser entonces la capital de la Marca Hispánica frente al imperio Mahometano Wilfredo el

Velloso logró convertir al hereditario el título de Conde de Barcelona en el año 897

discurriendo

mejor vivir entre extranjeros que se expresan en idioma extraño para ti que en medio de paisanos

      que diariamente prostituyen el tuyo propio

humillan la frente

qué remedio cabe dicen

ante el orden brutal que les niega y de su preciosa e irremplazable esencia les despoja

tinglados modernos depósitos de hulla una golondrina atrestada de turistas criiaderos de mejillones

      barcos grises negros blancos dársenas grúas

después de aquellas invasiones Barcelona aparece ya como la capital de un Estado independiente 

      la antigua Marca es ahora Cataluña

preguntándote

tu desesperación actual es para ellos triunfo

vence quien tras sembrar cosecha sólo cizaña inutil y asolada muerte

regarde mon chéri

do you really like that

là-bas c'est Majorque

a partir de Ramón Berenguer I adquiere cada vez mayor importancia anexiona los territorios con-

      quistado a los musulmanes y extiende sus dominios por tierras que hoy forman parte de Francia

escuchando el coro de las Voces que se ensañan contigo como las premonitorias hechicera del pri-

reflexiona todavía estás a tiempo

nuestra firmeza es inconmovible ningún esfuerzo tuyo logrará socavarla

piedra somos y piedra permaneceremos

no te empecines más márchate fuera

mira hacia otros horizontes danos a todos la espalda

olvídate de nosotros y te olvidaremos

tu pasión fue un error

repáralo

SALIDA

SORTIE

EXIT

AUSGANG

tout le monde est parti

come here my darling

las torres del transbordador aéreo la estación marítima más grúas más cobertizaos mas barcos

con Jaime I el Conquistador se inicia una nueva política de expansión por la otra orilla del Medi-

      terráneo

sexo violento y suntuoso de Changó reconfórtame

materna Yameyá acógeme

dentro de tu útero escóndeme

no permitas que me arranque a ti

la Puerta de la Paz la Barceloneta el humo espeso de las fábricas

pero no

su victoria no es total

y si un destino acerbo para ti como para los otros te lleva no queriéndolo tú

antes de ver restaurada la vida del país y de sus hombres

deja constancia al menos de este tiempo no olvides cuanto ocurrió en él no te calles

la geometría caótica de la ciudad las tres chimeneas de la Cefsa campanarios y agujas de iglesias

      jardines

on va rater le car

tu te rends compte

alguno comprenderá quizá mucho más tarde

edificios legañosos buldozers brigadas de obreros barracas en ruina chozas farolas plateadas

      avenidas

qué orden intentaste forzar y cuál fue tu crimen

INTRODUZCA LA MONEDA

INTRODUISEZ LA MONNAIE

INTRODUCE THE COIN

GELDSTUCK EINWARFEN

  ***

Comparta, si lo considera de interés, gracias:     

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.