La plegaria suprema.

           BinLaden-Brzezinski

Imagen: Zbigniew Brzezinski, Consejero de Seguridad Nacional de EEUU con Carter (1977-1981) Inspeccionando armas con Osama Bin Laden,  el amigo germen y excusa.

 

¡Rezad, hombres blancos, rezad! 

Rezad, para que la muerte

no sea algo más…

que una noche eterna.

 

¡Orad, hombres blancos, orad!

Por el libro en el fuego y en el fuego la siembra, 

por los niños inertes con la cara en la arena.

Por los hogares quebrados y la madres enfermas,

por el hombre abatido y la yegua muerta.

Por el futuro, la paz y la vida yacentes

en el fango de vuestras arcas llenas.

 

Por la chispa apagada de sueños y risas,

por el triste silencio en bazares,

escuelas, fábricas, olivos y azoteas.

Por vuestra sementera en la Tierra

de la enfermedad y el escombro,

del terror, del odio, del exilio y la guerra.

 

Rezad mucho, orad alto, pedid fuerte,

hombres blancos;

para que se produzca el milagro,

y que vuestro Dios Justiciero,

al oír la plegaria suprema,  

no quisiera existir y finalmente…

No existiera.

   

          

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar