Veinticinco años sin ti ya.

                 In memoriam

           NiñaTina

 

Veinticinco años sin ti ya,

en el vacío dolido de tu ausencia.

Veinticinco años, que te fuiste,

a cantarle tu sueño a las estrellas.

 

Sintiendo cerca tu aliento dulce,

tu vuelo largo, tu mano blanca,

y tu risa abierta,

veinticinco años delatada tu presencia,

en el brillo dorado y pardo de los niños

que les nacieron a los niños de tu esencia.

 

Te siento siempre, en el aire,

en el pan, en la luna y en el agua;

viva y alerta en mi conciencia,

en cada pulso de mi sangre que me dice:

- No, no está muerta.

 

Veinticinco años sin ti ya,

en el vacío dolido de tu ausencia.

Veinticinco años, que te fuiste,

a cantarle tu sueño a las estrellas.

 

Dios te bendiga, F.

Para que tu vuelo, la luz de tu memoria,

nos levante en las caídas,

nos infunda la alegría en los días de tristeza

nos lave las heridas,

nos espante el desaliento y

transforme el dolor de la derrota, en fuerza.

 

Dios te bendiga, F.

Mi fiel cómplice que fuiste, que eres

en ese juego incierto que disputo

en el clamor nocturno que resuena en las fronteras.

 

  

          

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar