RotuloLosfragmentos

Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

Enlaces directos en las imágenes
El Buscón, comienzo
de Francisco de Quevedo
El Buscón de Francisco de Quevedo.  Comienzo

Pies de barro. Fragmentos
de Terry Pratchett
Pies de barro. Fragmentos.  de Terry Pratchett

Final de Imperiofobia y leyenda negra.
María Elvira Roca Barea
Final de mperiofobia y leyenda negra. María Elvira Roca Barea

Final de María Antonieta.
Stefan Zweig
Final de María Antonieta. Stefan Zweig

NUEVAS PORTADAS
La septima cruz. Fragmentos
de Anna Seghers
Fragmentos de de La septima cruz. Anna Seghers.

La rosa de Paracelso. Cuento
de Jorge Luis Borges
Cuento:La rosa de Paracelso de Jorge Luis Borges. Final.

El extranjero. Comienzo
de Albert Camus
El extranjero. Albert Camus. Comienzo

La sinagoga de los iconoclastas Fragmentos
de J.Rodolfo Wilcook
La sinagoga de los iconoclastas de J.Rodolfo Wilcook Clarín. Fragmentos.

La conciencia de Zeno Fragmentos
de Italo Svevo
La conciencia de Zeno de Italo Svevo. Cuento.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. MI HERMANO EL ALCALDE de Fernando Vallejo  Fragmentos (I):

Nuestra portada:
RioTintoFrag800
Que el mar Rojo no es bermejo y que el Negro es azul puedo confirmarlo. Pero que el río Tinto es tinto en su cauce alto, también. Disoluciones de hierro y cobre que queman la vida y la tierra entre paisajes lunares socavados por la explotación minera. Y Según la luz, el ángulo, la mirada… todos los rojos. sangres, añejos, cobrizos, granas, óxidos, escarlatas, rubíes, cinabrios, granates… entre la tierra desmenuzada, máquinas ruinosas y, aquí y allá, una roca de azufre.  
El río Tinto a su paso por la antigua explotación minera. (Río Tinto, Huelva) © LCJ

… Antes de él cada vez que pasaba un carro de las casas de la orilla tenían que salir las mamás o las hijas grandes a mojar la carretera a baldados de agua para bajarle la arrechera al polvo. Que se asentaba, sí, pero por un rato, hasta que pasaba otro carro y vuelta a lo mismo, ¡a echar más agua y a bolear las tetas! ¿Y por qué, preguntará usted, no la regaban con manguera que es más fácil? ¡Ay por Dios, no sea ingenuo, cuál manguera! Si Támesis era tan pobre y tan corto de luces que allá no había mangueras! Y así queda contestada de paso la pregunta capciosa de por qué no asfaltaba cada quien su tramo de carretera para que los carros no le empolvaran la casa. Tuvieron que pasar cincuenta años hasta que llegó un alcalde despabilado a terminar la obra. ¿Cuántos joules, pregunto yo, que es en lo que se mide la energía, u horashombre (o si prefieren horas-mujer) le economizó a Támesis el nuevo alcalde con la asfaltada de la carretera? A ver, digan una cifra y se quedan cortos. ¿Y por qué no la habían asfaltado antes los anteriores alcaldes? ¡Por qué iba a ser! Por malos, por ineptos, por desidiosos. Porque el funcionario colombiano no raja ni presta el hacha, no hace ni deja hacer. Ah, pero eso sí, cuando agarra la teta no la suelta. Es más fácil zafar una ventosa de una barriga preñada o una sanguijuela de una pierna. ¿Y se puede saber el nombre del nuevo alcalde? Valiente pregunta la suya, todo el mundo lo sabe: Carlos, mi hermano, el non plus ultra, el más verraco: Carlos I de Támesis que no tendrá segundo y quien cuando sale en su parihuela bajo palio bendice a la multitud...

   Continuar FRAGMENTOS    (Continuar con los fragmentos de "Mi hermano el alcalde" )

Comparta, si lo considera de interés, gracias:       

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2020 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.