SerCultosParaSerLibres
Los Comienzos. Calle Bailén, Madrid. Taberna El anciano Rey de los Vinos (100 años en 2009) y la desaparecida librería "Ser cultos para ser libres-"
Lo último en Fragmentosdelibros.com

NUEVAS INCORPORACIONES

El miedo del portero al penalty. Frag y Fin
de Peter Handke
El miedo del portero al penalty de Peter Handke. Fragmentos

Lo que sé de los vampiros. Comienzo
de Francisco Casavella
Lo que sé de los vampiros de Francisco Casavella. Comienzo

Noches blancas, Final
de Fiodor Dostoyevski
Noches blancas de Fiodor Dostoyesvki.  Final

Shikasta. Comienzo
de Doris Lessing
Shikasta. Doris Lessing. Comienzo

NUEVAS PORTADAS
Mortal y rosa. Frag
de Francisco Umbral
Mortal y rosa.  Francisco Umbral. Frag.

Crematorio. Fragmentos
de Rafael Chirbes
Crematorio de Rafael Chirbes. Fragmentos.

Bartleby, el escribiente. Fragmentos
de Hermann Melville
Bartleby, el escribiente. Hermann Melville. Fragmentos

Jakob von Gunten. Comienzo
de Robert Walser
Jakob von Gunten. Robert Walser. Comienzo.

NosotrosLosMalditos
               Artículo Destacado:
    Sobre Nosotros Los malditos 

DedoIndice

 

Fragmentos de libros. LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS de Paolo Giordano  Comienzo I:

Nuestra portada:
Valla AmorProhibido800  
Números primos: Deseo sin contacto, sin solución. Indeseables fisuras y una prohibición enigmática. Expresión barrial en una valla. Madrid extrarradio    © LCJ

Comienzos de libros

IconoFraLib ... algo decimos de este libro

      

      «El vestido ricamente guarnecido de la vieja tía se amoldó

        perfectamente al cuerpo esbelto de Sylvie, quién me pidió

        que se lo atara. “Tiene mangas lisas ¡qué ridículo!”, dijo»

                                                          GERARD DE NERVAL, Sylvie, 1853

 

El ángel de la nieve

(1983)

 

1

Alice della Roca odiaba la escuela esquí. Odiaba tener que despertarse a las siete y media de la mañana incluso en Navidad, y que mientras desayunaba su padre la mirase meciendo nerviosamente la pierna por debajo de la mesa, como diciéndole que se diera prisa. Odiaba ponerse los leotardos de lana, que le picaban en los muslos, y las manoplas, que le impedían mover los dedos y el casco, que le estrujaba la cara y tenía un hierro que se le clavaba en la mandíbula, y aquellas botas, que siempre le iban pequeñas y la hacían andar como un gorila.

- Bueno, ¿qué? ¿Te bebes la leche o no? –volvió a apremiarla su padre

Alice tragó tres dedos de leche hirivendo que le quemó sucesivamente la lengua, el esófago y el estómago.

-      Bien. Y hoy demuestra quién eres, ¿vale?

¿Y quién soy yo?, pensó ella.

...

Continuar comienzo    (Continuar con el comienzo de "La soledad de los números primos" )

 

Comparta, si lo considera de interés, gracias:     

          Contáct@ con

 fragmentosdelibros.com 

     FormContacto

         

             El Buda lógico

ElBudaLogico Servi

         

                      Usted

UstedModulo

         

© 2018 fragmentosdelibros.com. Todos los derechos reservados. Director Luis Caamaño Jiménez

Please publish modules in offcanvas position.